Blog de escritosdelinsomnio

matando la verdad

Escrito por escritosdelinsomnio 15-05-2018 en cuento. Comentarios (0)

   Llevo tanto tiempo acá encerrado que ya tendría que estar jubilado, y me queda tanto tiempo que podría volver a terminar la primaria y la secundaria.
  Ya todos en el pabellón me conocen y  me respetan, saben que no soy un problema para ellos y saben todo lo que soporte en días donde mi cuerpo tenia mas agilidad y mis manos aun no temblaban de la mala circulación.
  Los guardias siempre que pueden me ayudan con lo que tienen, algunos medicamentos o un poco mas de comida por que saben que no merezco estar acá adentro.
  Pase mucho tiempo discutiendo mi inocencia y tratando de que no me tomen por loco. Pero ahora ya me da igual, que posibilidades podría tener un viejo de casi 70 años que acaba de salir de la cárcel. Aun recuerdo las palabras del juez que estuvo obligado a sentenciarme, sabia que no lo merecía moralmente, pero si de forma legal.
  Mi delito solo fue hacer lo correcto, pero hace mucho que las mentes de la sociedad ya no distinguen entre moral y legal, por eso políticos y presos son lo mismo pero con diferencia de poder.
  Aquel hombre que hoy está en una tumba con 3 balas en su cuerpo era un traficante de droga barata que se paraba en las esquinas. Que al enfrentarse en un tiroteo con otro vendedor le dio un balazo a mi hijo de 17 años y aun así la policía lo dejo libre.
  Por esto fue que un día desde mi auto le dispare con una pistola automática que había comprado en el mercado negro hacia algunos días. Luego de eso la policía no tardo más de 2 días en encontrarme y arrestarme
   en estas celdas vi amigos morir; otros degollarse así mismos para parar de sufrir. Vi hombres apuñalando a otros, y caer de rodillas sujetándose las costillas desbordando de sangre, si conocen a alguien que este en la cárcel no pueden ayudarlos, ellos ya están en el séptimo infierno, y no hay como sacarlos.
  ya pasaron mas de 28 años de la muerte de mi hijo. Ya pasaron 27 años desde que me sentenciaron perpetua. Ya acepte mi destino, ya acepte las miradas acusadoras y las empáticas, ya asumí que mi vida se termino hace 27 años, pero lo ultimo que hice en vida fue hacer todo por mi hijo.
   en tan solo un par de horas cumpliré otro año de encierro. En tan solo unas horas asumiré el final de todo, y en tan solo unas horas, una sabana anudada espera para llevarme con mi hijo.


la prisión

Escrito por escritosdelinsomnio 08-05-2018 en poema. Comentarios (0)

Hace tiempo pensé estas líneas
pero solo hoy me atrevi a plasmarlas
pues requiero de mucha valentía
para escribir estas palabras

es una declaración y una confesión
es una carga y una liberación
fue su culpa y es mía la redención
se que a ustedes no les sirve mi absolución
pero no es mi problema, yo quiero mi excarcelación

ahí dentro hace calor
soy inocente, yo no merezco ese dolor
rogué que me liberaran por favor
yo no hice nada, solo apuñale su corazón
por que ella al mío destrozó

ver esa cituacion me descontrolo
el diablo con un cuchillo me domino
una y otra vez el filo los atravezo
y su corazón nunca mas latio

carta de un psicotico

Escrito por escritosdelinsomnio 02-05-2018 en cuento. Comentarios (0)

   Despertarse esperando que pase algo interesante, algo en que pensar al final del día cuando ya no queda nada más que recostarse abrazar la almohada y mirar directo a ese rayo de luz que atraviesa la puerta.
  Así me siento cada día que abro y cierro los ojos, que mis pulmones inhalan exhalan y que la sangre oxigenada corre por mis venas. Es algo así como una psicosis repentina, Que sucede solo cuando uno se despierta estando listo para reconocer su propia soledad y su agonía.
  En mi caso fue un día en que me desperté y mi esposa no estaba junto a mí en la cama, llegue al comedor. Ella estaba preparando el desayuno y al notar mi presencia ni siquiera volteo para decirme buen día. Mucho menos para responderme cuando se lo dije yo.
  De la nada Salió mi hijo de su habitación y se dirigió directo a la puerta sin decir buen día. Me prepare mi café y seguí con mi mañana de cada día, en el televisor estaba el noticiero pero por mi cabeza solo pasaba la sensación de soledad que me había provocado esa mañana.
  Ahora que mi mujer me dejo, que veo a mi hijo 1 día a la semana y a veces ni siquiera quiere verme no noto ninguna diferencia con aquella mañana al levantarme. Me despierto solo, en la casa no hay vida alguna, y de la misma manera vuelvo a mi cama.
  Esa psicosis ah carcomido mi cabeza los últimos 2 años, me distancie de todos mis amigos y familiares, al llegar del trabajo no hago vas que beber whisky hasta hasta quedarme dormido en el sofá
  lo bueno es que después de estos dos años se acerca el fin de mi agonía, luego de unos estudios me han detectado cáncer pancreático incurable y me quedan solo unas pocas semanas de vida.
  ya que no tengo nadie a quien contarle o le importe. escribo estas líneas para el pobre desgraciado que le toque encontrar mi cuerpo inerte con mirada estúpida y vacía.
  para ti que estas leyendo esto va el siguiente consejo
  si alguna vez empiezas a sentir esa psicosis no lo aceptes, y no lo asimiles, lucha por lo que mas quieres o serás tu el autor de la siguiente nota, si no hay nadie que te quiera cerca tuyo búscalo por que nunca es tarde para negarse a morir en soledad.

           firma: Mariano G.

una conversación bajo la lluvia

Escrito por escritosdelinsomnio 25-04-2018 en cuento. Comentarios (0)

(este cuento no lo tuve planeado, solo deje que los hechos se ocasionen solos)



Caminaban bajo la espesa lluvia los dos amigos que salían de la escuela, mariana quería estar sola pero pablo noto que algo le pasaba así que decidió seguirla para poder ayudarla.

    Ella en el camino comenzó a llorar y a acelerar el paso para que pablo no se diera cuenta, pero fue en vano. Pablo se cansó de intrigas y pregunto

    – ¿Me vas a decir que te pasa asi te ayudo?

    – Déjame en paz pablo—dijo con la voz quebrada sin poder disimular su llanto—quiero estar sola, ándate.

    – Dale nena. No te voy a dejar que te vuelvas sola debajo de la lluvia y encima llorando. – dijo insistente y preocupado por su amiga– Decime que te pasa así te ayudo

    – ¡que estoy harta de aguantar gente que finge que le importo!¬– dijo mientras se freno y  miro firme a pablo mientras se esforzaba por retener el llanto   – estoy harta de todos, de tomas que me dice que me quiere y 5 minutos después se olvida que existo. De mis padres que me dicen inútil cuando desapruebo y cuando apruebo me dicen que siempre confiaron en mi.

   – nos pasa a todos, pero aunque no lo creas siempre hay alguien a quien le importamos en algún lado

   – ¿ y donde esta ese alguien? Por que llevo esperando encontrarlo meses

   – no se, no se por que no lo ves, puede estar en cualquier lado, tal vez en tu casa pensando por que tardas tanto

   – ¿ vos crees que mi mama se da cuenta si tardo mucho o no? –dijo interrumpiéndome y soltando algunas lagrimas– no le importo a nadie

   – puede estar siguiéndote empapándose debajo de la lluvia preocupado por verte llorar, insistiéndote por que te quiere, y quiere que estés bien y feliz

   – gracias– dijo mientras lo abrazaba y dejaba sus lagrimas en el hombro de su fiel amigo– muchos me dicen que les importo pero sos el único que me lo ah demostrado

   

siguieron caminando un poco mas y la lluvia comenzó a detenerse aunque el viento seguía siendo muy fuerte. Los dos amigos empapados seguían caminando

   –antes, no me dejaste terminar– agrego tomas en voz baja y con la cabeza gacha– te quería decir algo mas respecto a esa persona a la que le importas

   – ¿que? – pregunto mariana extrañada sin terminar de entender

   – que tal vez esa persona a la que le importas y que te sigue en bajo la lluvia por que te quiere, capaz no solo te quiere, tal vez incluso le gustas, y no se atreve a decírtelo por que tenes a tomas aunque sabe que es solo una excusa por que no se atreve a decírtelo

   –…– mariana calla sorprendida y esos segundos se hacen eternos para pablo– no sé qué decirte. Supongo que un poco me lo imaginaba, pero no estaba segura

   – no hace falta que digas nada, solo que hace algunas semanas me pasa esto y quería sacármelo de encima.

   – Entiendo, el tema es que creo que también me pasa lo mismo– pablo sintió un escalofrío en todo el cuerpo y miro con ilusión a mariana– y ahora que nos lo dijimos ¿que se supone que hacemos?

   pablo se detuvo unos segundos y sin respuesta verbal posible tomo a mariana de la cintura y la beso, ella no se resistió. Luego mariana respondió

   

– entiendo¬– dijo tomando a pablo de la mano y llevándolo a seguir la caminata


solo a ella y ahora a nadie

Escrito por escritosdelinsomnio 24-04-2018 en poema. Comentarios (0)

Me creen fuerte
Me creen poderoso
Pero me arde y me duele
Solo ser buen mentiroso

Solo a ella le di mi verdad
Solo en ella pude confiar
solo a ella pude amar
Y ahora estoy oculto en mi soledad

Nunca más volvi a llorar
Nunca más volvi a confiar
Ahora solo, nada me puede lastimar
Así quiero estar, hasta mi final