Blog de escritosdelinsomnio

soy Manuel

Soy Manuel, y creía que iban a asesinarme. Arme las valijas, pensé mi destino y saque el pasaje, que idiota fui cuando firme aquellos papeles, tuve que salir cuando lo entendí, quedandome congelado frente a la puerta, sintiendo culpabilidad. Estafe a muchas personas y le mentí a muchas otras, todo para beneficiarme sin saber que ahora tendría que dejar todo atrás.

Esa puerta de roble me detuvo, y ahora le agradezco, fue como la bofetada que me hizo saber que no debía salir y eso iba a salvarme. Volví sobre mis pasos, calenté una pava que resultaría interminable.

Mientras esperaba que se caliente salí al patio, observe el cielo, suspire profundo y le dedique algunos minutos a mi perro, sabia que la pava ya estaba lista pero ese fiel amigo se los merecía, luego de lanzarle la pelota quedo exhausto y volví adentro, apague la hornalla, arme el mate y con serenidad me senté en el sillón a escuchar la radio. Realmente no le preste mucha atención, gracias a que esperaba el futuro.

Comencé a hacerme preguntas, ¿por qué me quedo?, ¿por qué me iría?, ¿por qué firme?, ¿a cuantos perjudique?, ¿debería escribir una despedida?, ¿Cuánto mas tardara?, ¿será solo una paranoia?, ¿estaré loco?, supongo que siempre estuve un poco loco, hay que estarlo para no pensar en nadie, ni siquiera en uno mismo.

Mire el reloj, eran las 6, eso me reconforto, hacia media hora había salido mi vuelo, y ya no había vuelta atrás. Me levante con designación, apague la radio, saque de el armario mi viejo tocadiscos y coloque mi favorito: un disco de tangos argentinos que escuchaba con mi papa. Creo que por fin el estaría orgulloso de mi por hacerme cargo de mi destino.

Sonó el timbre y supe que era hora, me acerque a la puerta a preguntar quien era, del otro lado no hubo respuesta, ya todo estaba muy claro. Me pare firme y decidido, abrí la puerta y recibí un golpe, la vista se me nublo un poco, pero logre ver el cañón de el revolver cuando disparo.

Soy Manuel, y creía que iban a asesinarme por traicionar a muchas personas, que idiota fui al tardar en entender que solo iban a liberarme, de la culpa de los que lastime, de liberarme de la infelicidad de haber echo miserables a otros, ahora voy a estar con mi papa, y tal vez así pueda volver a hablar en primera persona sin sentirme un monstruo.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: