Blog de escritosdelinsomnio

el castigo

con este cuento intente probar algo nuevo



    Para mi ya era normal estar castigado ya que el de ingles no le caigo nada bien… pero esta vez hubo algo diferente, nunca había tenido a alguien conmigo en el castigo. Tuve la suerte de que el profesor atrapo a mi amiga Valeria usando el celular y la hizo limpiar el salón después de clases. Aunque me molesto el chiste de que al menos esta vez iba a tener compañera de castigo.
  Terminada la hora todos nuestros compañeros se retiraron y vale fue a buscar la escoba con los poteros para terminar lo antes posible. Pero parecía una broma, los porteros nos hicieron esperar 20 minutos a que ellos terminaran de limpiar otro salón y nos quedamos sin hacer nada en nuestra aula.
 
  — ¿cómo soportas este castigo cada semana?—me pregunto con ganas de irse a su casa de una vez.
  —una vez que te acostumbras no es para tanto—mentira, era horrible tener que limpiar el salón, pero no quería que parezca que me molestaba—y el hecho de no estar solo siempre lo hace mas llevadero
  — ¿y por qué no intentas que deje de castigarte?
  ­—  no sé, a veces es divertido ver como se saca de quicio
  — sos un idiota— me dice riéndose
  — me lo dice la chica que no sabe esconder un celular entre las hojas de la carpeta
  — pero yo no soy la que tiene la bragueta baja— me dice aguantando la carcajada. Yo me pongo rojo me doy la vuelta y me cierro el pantalón
  —¿y por que me miras esa parte? —pregunto por el placer de burlarme un poco de ella, pero solo sonríe y se agacha para levantar la basura con la pala dejando ver un poco su ropa interior— por cierto me gusta mucho la tanga negra—digo y me volteo entonces ella me empuja
  — ¿y vos por que me andas mirando ahí? —dice ella retrucando mi pregunta anterior, pero yo tengo ventaja y respondo
  —yo soy hombre—entonces se acerca sonriente pero con mirada fija y desafiante
  —yo soy mujer, ¿que vas a hacer al respecto?—con ese sentimiento entre la duda y el deseo me doy cuenta de que tal vez lo que quiera es un beso y arriesgo a todo o nada
  —esto—digo mientras la tomo de la cadera y le robo un beso, ese hubiese sido un buen momento para darse cuenta, pero no sin antes hacer mi siguiente paso descuidado y tomarla de el culo.
entonces ya era demasiado tarde para darse cuenta de que el profesor de ingles había llegado al aula para ver que hallamos limpiado

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: